Changes... turn and face the strange

16 de marzo de 2009



Es extraño pensar en cómo uno va cambiando a lo largo del tiempo y ni siquiera tiene que pasar demasiado como para que uno haga un cambio de actitud y/o personalidad. Sólamente hace falta una situación extrema, buena o mala, no importa. Pero generalmente son las malas experiencias las que nos hacen cambiar, porque realmente son de las malas pasadas que nos juega la vida, de las que uno verdaderamente aprende.

¿Por qué será así?, ¿ por qué no aprendemos tanto de las cosas buenas como de las malas?. ¿ Será que, quizas, son las malas situaciones las que nos hacen ver lo que en verdad era bueno?.... Entonces, si vemos lo que era correcto cuando hacemos algo mal, ¿significa que aprendemos de lo bueno también?. O sea que, es algo contradictorio entoces afirmar lo que solemos afirmar, y como mencioné antes, que sólamente se aprende de las malas pasadas.

Debe de ser que cuando las cosas que nos suceden son buenas, las damos por sentadas. Entonces no aprendemos nada, o no aprendemos algo verdaderamente importante o útil.

Volviendo al tema principal y del que realmente quería escribir, los cambios que uno tiene a lo largo de la vida. Es algo particularmente raro el cómo nos vamos transformando a medida que vamos viviendo. Las diferentes situaciones a las que nos enfrentamos nos ponen a prueba y ellas van formando nuestra personalidad y nuestro caracter, hasta el punto de que a veces nos terminamos convirtiendo en todo aquello que nunca quisimos ser. Y lamentablemente no hay forma de evitar los cambios de personalidad que vamos padeciendo mientras vivimos.

¿En qué nos convertimos?

15 de marzo de 2009

Siempre creí que si una persona era amable y "buena" con los que la rodean, iba a obtener más beneficios y/o satisfacción a lo largo de la vida. No sé si esto es verdad o no (en realidad todos dicen que así es). En cuanto a lo que me ha demostrado la vida, ésta es una teoría bastante errónea.

Creo que más de una persona estará de acuerdo si digo que, lamentablemente, hay que ir por la vida tratando como basura a todos los que se nos cruzan en nuestro camino, sin importar sus sentimientos.

Pero, ¿ qué pasa si uno se rehusa a ser así?, ¿está condenado a ser un "don nadie" y a que lo maltraten (por maltrato entiéndase tanto físico como mental y por qué no , cualquier tipo de engaños y/o aprovechamientos) durante toda su vida? A mi parecer, esto me suena bastante injusto... O sea, que por no tener el valor de enfrentar una situación o enfrentar a alguien, voy a tener que estar toda mi vida a la merced de alguien que se cree superior a mi persona. ¿ No se supone que somos todos iguales?. Yo creo que esa "máxima" (por llamarla de algún modo) fue inventada por alguien que de la nada triunfó y se creyó que todos podrían hacerlo tambien. Quizás en otro tiempo y espacio era posible ser buena persona y ser "alguien" , pero, tristemente, en los tiempos que vivimos, pareciera que hay que ir "degollando cabezas" todo el tiempo.

Particularmente me rehuso a ser así, pero entonces, repito, ¿estoy condenada a no triunfar, sólo porque elijo ser buena persona? ¿tengo que acostumbrarme a que todos se aprovechen de mí y me usen (por decirlo de alguna manera) cuando me necesiten y cuando ya no, me tiren a la basura?

Escribiendo esto, creo que ya me dí cuenta cuál es una de las razones de por qué hay tanta depresión en el mundo.

Creo que me dejé llevar por el teclado =P ... Realmente me irrita que el mundo esté así y realmente me hace cuestionar: ¿ En qué nos convertimos?.....


Bueno, espero no haber sido motivo de aburrimiento, sino de pensamiento... (jaja)

Saludos y hasta la próxima!!!! (?)


 
Ir arriba Ir abajo