Las ventajas de estar solos en Las Fiestas

23 de diciembre de 2016

Llegó Fin de Año y con él, obviamente "Las Fiestas".

Este posteo va a estar dedicado a todas esas personas que pasen/suelen pasar dichas fechas (24 y 31 de Diciembre, claro) en soledad.

Si hay algo que comprendo es eso: el sentimiento que se tiene al pasar tanto Navidad como Fin de año sin la compañía de otra persona. 

La verdad es que es un poco "molesto" (por decirlo de algún modo), no porque (por lo menos a mí) importe qué fecha del calendario sea realmente, sino creo yo,  que es el saber que la mayoría de las otras personas están reunidas, celebrando, comiendo, hablando, etc, con alguien más y nosotros estamos solos en nuestras casas. Miramos alrededor y no hay nadie más que nosotros mismos (bueno, a menos que tengamos una mascota... Para mí, nadie es mejor compañía que un animalito). Entonces comenzamos a pensar en qué hay de malo en nosotros o en por qué estamos solos, etc etc etc. Sentimos lástima por nosotros mismos y, la verdad es que eso no está nada bueno.


Mi intención con esto que estoy escribiendo es tratar de ver el lado positivo de esta situación, aunque todavía no lo parezca y dé la impresión de que este posteo va más para el lado de la depresión o algo semejante.

Vamos a analizar el tema:

- OK, estamos solos en Navidad, esa fecha en la supuestamente hay que celebrar un aniversario más del nacimiento de Jesucristo (yo no creo en él, pero vamos a trabajar con la hipótesis de que sí existe), o sea que vendría a ser una especie de fiesta de cumpleaños, no? La verdad es que nunca fui a una fiesta de cumpleaños a la que el agasajado no se presente. Bastante mal educado de su parte, si nos ponemos a pensar en los preparativos que la gente tiene para con Jesús. 
Además... ¿Para qué nos molestamos en hacer o pensar en todo esto si él ni siquiera tiene la decencia de venir a nuestra propio cumpleaños? 
Así que, si sirve de consuelo, estamos solos, sí, pero al menos no quedamos mal delante de un montón de gente al celebrar un cumpleaños en el que el cumpleañero ni siquiera se presentó. Punto a favor nuestro!

- El resto de las personas en el mundo (o la gran mayoría) está en compañía de otros seres humanos... Buenísimo! Sí, todo mal, qué tristeza para nosotros que estamos solos... Lado positivo? Al finalizar la "fiesta" el anfitrión va a tener que lavar un montón de platos. Y, seamos sinceros, todos odiamos hacer los platos. Punto a favor nuestro!

- Veamos el lado más materialista del asunto: Los regalos. Papá Noel (o Santa Claus, según en donde vivamos) no existe, lamentablemente. Los únicos que siempre tienen la ventaja en el asunto de los presentes son los más chicos. Porque, sincerémonos, ¿realmente cuándo fue la última vez que recibimos un regalo en Navidad siendo ya adultos? Hace bastante, verdad? Así que, bueno, tampoco deberíamos entristecernos por no recibir nada esta noche en la que todos están reunidos y "felices". De todas formas si estuviéramos acompañados, tampoco recibiríamos nada. Además, tampoco tuvimos que gastar dinero en comprar algo para alguien más. Creo yo, este es otro punto a favor nuestro! (jaja)

- ¡Qué triste, todos son felices y están disfrutando del calor de la familia y nosotros estamos solos en Navidad/Fin de año! Pensemos un poco en esto... ¿Por qué (la gran mayoría) sólo se reúne para estas fechas? ¿No es un poco "raro"? Voy a que estos días no tienen nada de diferente a no sé, un 18 de Mayo o un 5 de Octubre realmente. O sea, que si realmente nos ponemos a analizar eso, se reúnen por compromiso, por obligación. 
Entiendo, puede ser que, muchas veces, miembros de dichas familias vivan en diferentes ciudades o incluso a veces países. Pero si quieren realmente verse, pueden poner cualquier otra fecha y reunirse sin dramas, no? (no sé, algún otro día cualquiera de asueto). 
Entonces, nosotros al estar solos, en realidad es que no tuvimos esa dicha obligación de ver gente que realmente no queríamos ver, etc. 
Somos independientes de pensamiento... GRAN punto a nuestro favor!

Podria decir muchas otras cosas, pero esto ya se hizo largo (jaja).
El tema es que tanto el 24 como el 31 de Diciembre de cada año no es distinto a ningún otro día de nuestras vidas. Bueno, lo único que tiene de distinto es que la cultura dice que hay que celebrar algo ya sea Navidad o Año Nuevo (como si después de las 0hs de esas noches todo fuera, mágicamente, a cambiar algo).

Realmente no sé porque nos deprimimos si no estamos en compañía de nadie esas "noches especiales del año" si nunca nos ponemos mal al estar solos cualquier otra noche.

En fin, pasar estos días solos tiene muchos lados positivos, solo hay que saber verlos!

Me despido, espero que pasen una gran Navidad y todo eso, ya sea en compañía de alguien o en soledad.


Hasta la próxima!


Quizás quieras leer: "La Navidad y todas sus dificultades

Hablar es gratis

18 de diciembre de 2016

Internet es fantástico, nadie puede negar eso. Nos ahorra trabajo a la hora de informarnos sobre lo que sea. Tanto noticias viejas o actuales como a la hora de querer averiguar acerca de un tema "x"... Sea lo que sea, lo encontraremos en la web sin problemas (bueno, algunas cosas, quizás, tardaremos más en encontrarlas, pero casi seguro que lo haremos). 

Como decía, es genial para informarse, también para entretenernos. Tenemos juegos online, las redes sociales, fotos, blogs (como este), videos, etc.

El mundo tiene billones de habitantes como sabemos e Internet nos da a todos la opción de expresarnos libremente y casi sin problema alguno. Por ejemplo yo, tengo este site en el que escribo cosas que pienso. Capaz (y seguramente) casi nadie lo lea, pero, ese no es el tema. El tema es que me expreso libremente y escribo lo que se me ocurra en el momento en el que lo estoy haciendo. 

A lo que quiero ir es que, gracias a esta posibilidad que tenemos todos de expresar nuestras opiniones en Internet, podemos encontrar millones de opiniones. Gente hablando de lo que sea y diciendo lo que le plazca acerca de lo que sea y todos, absolutamente todos (según ellos mismos) tienen la "verdad absoluta" sobre el tema del que hablan.
Esto más que nada, lo vemos en videos subidos a la web. Porque, vamos a ser realistas, hoy en día es más fácil hacer un "click" en un video y ver el contenido de éste a ponerse a buscar algo y leer, ¿no?. 

YouTube es una de las páginas más visitadas seguramente, no estoy diciendo nada nuevo, lo sé. Esta página (o como quieran llamarle) es un claro ejemplo de que lo que estoy diciendo. Además de videos divertidos, musicales, podemos encontrar, entre otras cosas, gente hablando de lo que sea. Y cuando digo "lo que sea", es,  precisamente, LO QUE SEA.

¡Me he "topado" con cada cosa! Y la verdad es que, la mayoría de las veces, da vergüenza ajena. Gente hablando de química, física y otros temas realmente serios, siendo que no tienen ni la menor idea de lo que dicen. Todos creyéndose los "super científicos" cuando son tan o más ignorantes que yo (no tengo que tener un doctorado en nada, para darme cuenta de que, realmente, no tienen la más mínima idea de que hablan).

Eso es algo que realmente me da bastante bronca, pero no tanto por estos "charlatanes"  sino por quienes les creen, sólo por el hecho de que hablan de algo "supuestamente" serio y porque usan palabras complicadas (rasgo fundamental en estos habladores sin idea de nada).

Bronca o, más bien, tristeza, porque muchos creen que están aprendiendo sobre algún tema, cuando en realidad sólo se están dejando convencer por otro que, simplemente, está hablando gratuitamente porque Internet se lo permite. Simplemente porque está  "subido"  a un servidor X (generalmente YouTube), muchos creen que, entonces, "está en la web, por lo tanto, tiene que ser cierto". NO. 

Bueno, no dije nada. Esto fue sólo un descargo.
Simplemente, quisiera que la gente no creyera todo lo que ve en la web. Mucho, la mayoría, ¿porque no?, es falso.

Me despido por hoy, no sin antes agradecer a  Federico por proponer este tema! =)
¡Saludos y hasta la próxima! 

Incomunicadamente comunicados

16 de diciembre de 2016

Y sí, una vez más se me arruinó mi "amada"  computadora. Sí, la misma de hace tantos años, esa que cada tanto que "rompía"  (por decirlo de alguna manera) y mandaba a arreglar y al tiempo se arruinaba otra vez y volvía a mandarla al técnico y así y así y así... 
Pero, bueno ¡qué suerte que ahora existen los súper smartphones [que, más que teléfonos, son aviones de combate (jeje)]. Y sí, yo ahora poseo uno de esas maravillas de la tecnología y heme aquí, escribiendo desde el celular (no es que recién tenga un smartphone, sino que mi cell anterior no soportaba la app de Blogger, en fin...) . Feliz.

Pero basta de hablar de mí y pasemos al tema del que quería escribir:

Este posteo, si no me equivoco, va a ser bastante parecido a uno que escribí allá por el año 2009 cuando recién iniciaba con este blog, pero no quita que no me siga pareciendo algo "curioso" el tema en cuestión. Quizás, al escribir algo parecido a otra cosa ya escrita por mí también, refuerza la idea de que la gente no cambia su forma de pensar. Por lo menos, para mí es así. (leer "La soledad de estar conectados") 
En los últimos años (fácil, los últimos 12 o 13 aproximadamente) hemos vivido un grandísimo avance en lo que es la tecnología, nadie puede discutir esto. Y, realmente, nos cambió la vida en casi todos los aspectos, tanto para bien como para mal, creo yo. Para bien, obviamente, porque ahora, literalmente, con apretar un botón nos podemos poner en contacto con alguien que está al otro lado del planeta al instante. Lo cual es increíble. 
La comunicación avanzó de una forma simplemente extraordinaria, este fue uno de esos cambios que fue tanto para bien como para mal. Pero muchos no pueden darse cuenta de qué tan mal nos hace. ¿Por qué creo esto (quizás) se estén preguntando?

Pongámonos a pensar en un día normal de nuestra vida cotidiana:
Nos despertamos, desayunamos (o no), nos vestimos, salimos de nuestros hogares para hacer nuestras actividades regulares (sean trabajar, estudiar, lo que sea), tomamos algún transporte público para llegar (o el auto), etc. 
Hasta ahí todo bien, ¿no? Si fuera tan así como lo acabo de describir no sería nada raro. El tema es que en medio de todo esto, seguramente, más de una vez, mientras vamos haciendo nuestras cosas, agarramos nuestro celular y checkeamos los mensajes, mails, quizás hagamos alguna llamada, etc. 
Cuando estamos solos no es tanto el "problema". El asunto es cuando nos ponemos "en contacto" con otras personas y vemos (o quizás yo sea una de las pocas personas que lo notan, no sé) a nuestro alrededor... Todos, pero absolutamente todos, están con "sus cabezas metidas en sus smartphones". Lo podemos notar si estamos en un transporte público y miramos a nuestro alrededor: gente con sus cabezas gachas mirando Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, etc.

Yo, que no soy una de esas personas que viven pendiente de su celular (de hecho ni siquiera tengo activos los datos móviles fuera de mi casa) , "admiro" a esta gente a diario y realmente me da mucha tristeza. Quizás el "bicho raro" sea yo, no tengo ni idea. 
Siento pena por este tipo de gente porque se están perdiendo de admirar, quizás, el paisaje e incluso de tener una conversación con la persona con la que están. Porque esto también pasa en grupos de personas, no sólo cuando están solos. Lo cual me parece algo todavía peor, porque creo que es una falta de respeto hacia la persona (o personas) que la(s) acompaña(n).

Igual, a nadie parece importarle esto porque es lo más común que se ve hoy en día. Es normal estar con alguien y que quien nos acompaña (no es que me pase, pero, como dije, lo veo) este sumergido en su celular. Como si fuera la vida, como si se fueran a morir si no están conectados todo el día. 
Llegamos a ese punto de creer que tenemos que estar "al día" con todo y con todos. Y lo que no nos damos cuenta es que cuanto más en contacto estamos (o creemos que estamos), más nos aislamos. Suena contradictorio, pero es cierto.

Estaría bueno que hagamos a un lado los celulares, levantemos las cabezas y miremos, aunque sea un segundo, lo que nos rodea, a quienes nos rodean. Porque perdimos mucha comunicación desde que estamos "más comunicados" como quieren hacernos creer.
No estoy diciendo que la tecnología, más precisamente los celulares, sean una maldición. De hecho creo que son una bendición por muchísimas razones y cosas, pero creo que malinterpretamos la razón de ser de ellos y los llevamos a otro camino.
No creo, lamentablemente, que nada de esto cambie, pero estaría bueno.
Me despido por hoy.

Mejor prevenir que curar

31 de marzo de 2016

Quizás sea porque la damos por sentado, quizás porque no notamos que está allí. Pero creo que todos (o casi todos) vamos a estar de acuerdo si afirmo que no somos de preocuparnos mucho por nuestra salud sino hasta el momento en que nos llama la atención de alguna manera. Ya sea con la aparición de un dolor o síntoma "X"  como con alguna lesión.

Yo, particularmente, soy de llevar todo al extremo. No le doy importancia a la salud. Si me duele algo me preocupo, pero al instante en el que se me pasa pienso "bueno, ya pasó"  y sigo como si nada. Supongo que muchos serán así. Pero déjenme decirles que eso es lo peor que pueden hacer. Yo me di cuenta de esto no hace mucho (sí, soy una tonta importante jeje).Pero dicen que más vale tarde que nunca, ¿no?

Igual, admito que no es que no me importe mi salud sino que no me agrada mucho el ir a un consultorio a hacerme ver. Y creo que no soy la única, creo que a nadie le gusta (o por lo menos a casi nadie). Admitámoslo, odiamos ir al médico.

No sé porque esperamos a último momento para preocuparnos.

Pero bueno, no sé porque escribí esto. Quizás sea porque, como dije antes, me estoy empezando a dar cuenta de lo valioso que es tener buena salud y este post es una especie de "mea culpa" por haberme "dejado estar" y ahora estoy padeciendo las consecuencias (ojo, no me estoy muriendo ni nada jeje) ... No sé.

En fin... No aporté nada, lo sé.


¡Hasta la próxima!

 
Ir arriba Ir abajo